4 consejos de supervivencia para músicos electrónicos

 
Hola amigos, os escribe Iftah. Parece increíble lo rápido que ha pasado este año. Esta es la 12ª entrega de nuestra serie en el blog, que también va a ser la última. Lo hemos pasado muy bien haciendo esto, y para ser sincero, este año ha sido el primero en mucho tiempo en el que he escrito algo que tenga más de 128 caracteres. Hemos tratado algunos de los temas que nos interesan de verdad, como el uso del ordenador como instrumento, cómo afrontar un concierto en un club, la importancia de la estética de la producción y mucho más. En cualquier caso, en vez de vivir en la nostalgia y escribir algo demasiado sentimental, prefiero dejar las trompetas a un lado y presentaros algunas ideas prácticas relacionadas con nuestros artículos anteriores. ¡Ahí van!

Usa tu ordenador como si fuera un grupo

En este último año hemos hablado mucho sobre las limitaciones y cómo éstas nos pueden servir como herramienta creativa, ya sea limitando los controladores en tu espectáculo en vivo o reduciendo los elementos de producción a lo más básico, que es lo que debe definir la pista. No me entendáis mal, cuando se trata de producción ir a por lo “máximo” puede ser fantástico, a veces. Vivimos tiempos geniales para los músicos electrónicos; la mayoría del hardware y software se ha democratizado y es accesible para prácticamente cualquiera con suficiente interés. Crear un arreglo de 64 o más pistas es algo que la mayoría de los ordenadores actuales pueden hacer fácilmente y a mí, personalmente, me gusta el fuego de un sonido intenso, siempre y cuando vaya al grano. Sin embargo, las limitaciones y la creatividad son siempre un fiel aliado.
Una buena idea cuando intentas hacer música es limitarte a 4 pistas -divididas en batería, bajo, cuerdas y lead- igual que con un grupo tradicional. Haciéndolo así, puedes liberar tu mente y centrarte en otras cosas como la música real y la tensión de la pista. Incluso si acabas creando cosas que no consideras “dignas de publicarse”, hacer esto de forma regular es una práctica fantástica, que te dará una buena lectura de cómo simplificar las cosas hasta su esencia más básica.
 

Aspira a la homogeneidad

Hablando de fuentes de sonido, una gran parte de casi cualquier producción está en buscar sonidos; ya sea programando tus sintetizadores, parcheando tu sistema modular o explorando tus bibliotecas de samples. Yo, personalmente, tengo una postura ambivalente ante este proceso. Por un lado me intrigan las posibilidades, pero por otro tengo la sensación de que consume mucho tiempo y es una distracción. Me gustaría compartir con vosotros un método sencillo que he estado practicando últimamente. Imaginemos que estamos a punto de producir un EP. La búsqueda de sonidos será, muy probablemente, inevitable durante la creación de la primera pista, pero una vez que tengamos eso resuelto, podemos utilizar las mismas fuentes de sonido para producir el resto de las pistas. Por supuesto, se pueden aplicar variaciones; por ejemplo me encanta usar el Juno 106 para exuberantes pads analógicos. De esta forma, en la producción siempre comienzo con el mismo sonido pad y lo curvo ligeramente para mis necesidades. Esto tiene dos virtudes principales. La primera es, de nuevo, que libera tu mente para abordar la música real y no andar buscando sonidos, y la segunda, que asegura que tu EP tendrá un sonido homogéneo que, en mi opinión, lo hará más redondo. Piensa en él como una guitarra; puedes tocarla limpia, puedes tocarla en overdrive, puedes usar diferentes amplificadores, pero siempre va a sonar como una guitarra, pase lo que pase.
 

 

Usa mal el equipo y ve contra tu instinto

Vamos a admitirlo, todos nos aburrimos. A veces, mientras hacemos música, sentimos que nos estamos repitiendo y que usamos siempre las mismas técnicas/ideas simplemente porque nos resultan familiares.
Como ya mencioné en el pasado, una cosa que activa mi inspiración es j***r un poco el equipo y hacer con él cosas para las que no está construido. Un ejemplo reciente es mi uso del ‘Analog Four’ de Elektron estrictamente como una caja de percusión de cuatro pistas. Debido a que el A4 fue diseñado para hacer mucho más que percusión, el sonido que sale de él supera la típica caja de percusión analógica. Siempre hay una forma de sorprenderse uno mismo. Recientemente nos quedamos atascados mientras trabajamos en una pista. El primer pensamiento (o instinto) fue dejarla y empezar con otra cosa, pero luego surgió la idea de trabajar de manera “destructiva”, es decir, sin utilizar la función “deshacer”, lo que a su vez llevó a una muy interesante y constante evolución de la pista musical, que no dejaba de variar. El proceso fue una de las cosas más estimulantes, frustrantes y divertidas que he hecho. Por lo general dedico un día a la semana a jugar con la tecnología, y a tratar de desarrollar nuevos métodos.
 


Disfruta del silencio

La última cosa de la que quiero hablar puede sonar extraña teniendo en cuenta el hecho de que este post es sobre la creación de la música electrónica (redoble de tambores): la habilidad de -en ocasiones- NO hacer música. Si llevas un tiempo dedicándote a esto, probablemente sabrás cuánta pasión y ambición implica y lo adictivo que puede resultar. Se pasan días y noches en el estudio, uno se pierde en la música, a veces descuidando prácticamente todo lo demás (incluyendo tu vida social). Tomar descansos es importante y útil: primero porque te da cierta distancia y capacidad para reevaluar tu trabajo -algo necesario cuándo estás en medio de un proceso creativo intenso- y segundo, porque es sano. Los músicos electrónicos tienden a sentirse solos. Por mucho que esta forma de vida sea muy satisfactoria, también puede causar cierta alienación. Las largas horas frente al ordenador y las máquinas, la intensidad constante, el ritmo que cambia día/noche y el estilo de vida de fiesta, todos ellos son ingredientes de fatiga física, de cambios de humor y, posiblemente, incluso de depresión. Se ha escrito mucho sobre esto durante 2016.

Ésta ha sido la última pieza y con estas últimas palabras nos gustaría agradecer a iMusician esta oportunidad y agradecerles por su apoyo constante.
Nos vemos en la pista de baile.

Skinnerbox

 

Posts relacionados